Honestidad

Quizás la vida cambia día a día, y no nos damos cuenta, somos pasajeros de un tren que no se detiene y que solo arrasa con todo a su pasar. Si, quizás la banalidad a superado hasta el mismo egoísmo, quizás solo sean burbujas que se rompen y caen en cuenta de una realidad cruda, realidad que me atormenta sin saberlo, y que con el tic tac del día a día me pierdo, me nublo, desaparezco, me vuelvo una sombra invisible dentro de muchas sombras, un matiz perfecto que solo me opaca, nos opaca sin saber que decir, ni como actuar, somos lobos solitarios de una manada que se alejó de si misma y que no se reconocen entre las urbanas esquinas, quizás sea sólo yo tratando de estar en un lugar al cual no pertenezco y que me esfuerzo por reencontrarme y reconocerme, queriendo estar en un lugar superlativo, mágico y eterno, sin embargo soy solo otra alma perdida entre la devoción de un mundo ajeno y lejano, tan solo un ente entre entes, olvidado de si mismo.

Quizás la vida tenga una recompensa eterna, de la cual hemos sido participes y víctimas, de una salvación infinita y sublime que nunca llega y que cada día suma incontables pecadores en su decepción. Quizás sea solo un pensamiento por la falta de sueño, o un recuerdo perdido entre mis memorias que me despiertan como pesadilla y carcomen mis instintos, me hacen vulnerable y cautivo de mi propia moral, de mis juicios y prejuicios, de esos donde solo fluye la rabia y la ironía de estar en el lugar erróneo, por nuestra propia voluntad y perdernos en ese océano de dolor y decepción. Quizás sea el esfuerzo del alma por no dejarse vencer y culpar al derredor de lo que tan solo calle y dejé ir.

¿Cómo poder encontrar en la avaricia de mi mente los recuerdos de felicidad?, y dejar de ser ese adulto que por siempre odie en mi niñez. ¿Cómo poder dejar atrás los recuerdo que infunden miedo y dolor a mi alma?. ¡Malditos demonios! Que nuevamente rodean a mi ser. Quizás solo sean eso, unos simples demonios que conviven conmigo y que son parte unánime de mi alma. Quizás yo sea un maldito demonio perdido en esta fría humanidad, que ha sido despojada de todo lo humano y lo divino, y solo vive de una manera ermitaña perdido entre las sombras y luces de la ciudad, bajo esa lluvia repentina que sin paraguas me encuentra, y me humilla en aquella oscura ciudad de la furia.

Quizás mi oscuro monólogo sea parte de ese sueño colectivo de lucha, de dolor, de hambre, de piedad. Un bello monólogo de humanidad en la media noche, cuando estoy perdido entre mis inconscientes recuerdos y pensamientos, en la honestidad de mis palabras encuentro paz y silencio. Aquel que me fue arrebatado a dolor y sufrimiento.

… Sí, quizás….

©FromBakerStreet
Twitter: @FromBakerSt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s