Uno más

Quise cambiar el mundo, pero fue el mundo quién me cambio, quise ver el mundo a través de mis ojos, y fue él con su vehemente violencia que me obligó a ver a su manera.

No soy distinto a ti, aun que si puedo ser un soñador y un amante de la melancolía, pero no soy distinto a ti, lleno de sueños y pasiones, deseos profundos, acompañado con sentimientos de rabia, odio y dolor; y aun así, no somos muy distintos tú yo.

oh si?…

¿Será que mi deseo de volar puede incluso querer romper la ley de gravedad?, no creo que sea eso una diferencia entre nosotros, aun que sí puede ser la necesidad de ser único y diferente, de querer marcar el mundo, dejar un legado, o una mísera huella, de no ser uno más; aun que me refugio a través de estas lineas escondido en BakerStreet.

Somos una mezcla extraña de miedo y valentía, cuya valentía me hace gritar a los cuatro vientos que aquí estoy, que ¡existo!, que mi vida es increíblemente imperfecta, aun que sea el recuerdo vivo de aquel deseo de existencia y humanidad, siendo olvidado poco a poco de lo que según nosotros “conocemos”.

Así es la cosa, quise marcar al mundo, pero el mundo dejo su marca en mi, las cicatrices del dolor aun persisten y duelen, y dejas ese sangrado invisible a los ojos carnales, pero que el alma puede ver y sentir, y aun estoy aquí, herido de aquel dolor pasajero que profundo hiere. Quise dejar mis huellas sobre la arena, pero fue ella que impuso el dominio sobre mis pisadas, y aquí invisible e inservible estoy, esperando el día de mi muerte con la esperanza perdida de haber marcado un alma. Aunque siendo honesto, la marca la llevo yo, la de mis demonios en soledad y silencio, en la oscuridad de la mente, y de recuerdos perdidos, y aun así, sigo siendo uno más.

Y la vida así se va, o se me va, avanzando el tiempo en cada tic tac, de este tiempo que avanza y no se detiene y que infortunadamente a nadie perdona, aquel tiempo cruel y despiadado que hace de la vida una carrera, y hoy me tiene como sobreviviente de mis peores pesadillas, mirando ese horizonte lejano que algunos llaman muerte. Y aun sigo aquí lamentando ser uno más.

©FromBakerStreet
Twitter: @FromBakerSt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s