Hijos del Rigor

Alma mía, caímos en el bucle del tiempo, un mismo espejo, un mismo interior, un sólo reflejo, sin embargo almas duales somos. Diferentes vidas un solo sentir, tan sólo somos hijos del rigor. Hijos de aquel bucle en el que caímos prófugos del tiempo, perdidos entre el cosmos y en el tic tac de los años.

Somos hijos del rigor, cuyo espejo inquebrantable se encuentran frente a frente en una tibia noche de verano, oscuros, perdidos, sublimes y temerosos. Somos hijos del rigor, desnudos y despojados de sí, que se observan unos a otros en un vasto infinito y eterno nirvana. Somos hijos del rigor, hijos de nuestros padres perdidos entre las eras, y a la vez la misma manzana caída del árbol, que espera ser devorada por el paso de las siglos.

Veo en tu mirada el desconcierto de ser uno solo en cuerpos ajenos, desconocidos; y sin embargo uno a uno nos miramos, nos reconocemos y nos volvemos a perder en el basto infinito, de aquella noche lúgubre y oscura. Cómo ya es un hecho, del rigor hemos sido hechos, y del rigor seremos parte.

Aún es extraño para mi sentirte en la lejanía de aquel extraño Deja Vu, y sin embargo ser parte de la misma ruta.

Somos hijos del rigor, hijos de este extraño rigor, que en una noche se reconocieron y fueron uno. Mirándose frente a frente, cara a cara, alma contra alma. Hijos del maldito rigor.

©FromBakerStreet
Twitter: @FromBakerSt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s